Agricultores de Atacama potencian sus suelos productivos.

Los agricultores han aplicado guano no avícola. La medida busca también mejorar los suelos que muchos fueron afectados por los aluviones de 2015 como los de 2017.

Hacer agricultura es un gran desafío, no sólo porque hay que lidiar con las inclemencias del tiempo, las fluctuaciones del mercado y contar con mano de obra calificada para realizar las labores propias del campo, sino que además hay que tener suelos apropiados para poder sembrar en él. Más aún después de lo dañados que quedaron tras los aluviones de los años 2015 y 2017.

El Ministerio de Agricultura a través del Servicio Agrícola y Ganadero (SAG) y del Instituto de Desarrollo Agropecuario (Indap) ha dispuesto del Programa de Sistema de Incentivos para la sustentabilidad agroambiental de los suelos agropecuarios.

Innovación

Este instrumento que el Gobierno coloca a disposición de los agricultores les permite gracias a los planes de manejo elaborados por profesionales y técnicos del agro, acceder a incentivos que bonifican diversas prácticas y labores que permiten un mejor manejo de los suelos, aumentando su fertilidad y potencial productivo.

De esta manera se incorporan nuevos suelos a la agricultura, generándose así mejores condiciones para el acceso de productores a los mercados nacionales y extranjeros.

Al respecto el secretario Regional Ministerial de Agricultura, Patricio Araya, señaló que "para nuestra cartera este programa es un instrumento muy eficaz para la recuperación y mejoramiento productivo de los suelos, a través del aumento de la capacidad de retención de agua, infiltración, aereación del suelo, entre otros, lo que mejora el desarrollo de los cultivos".

Durante este año el programa entregó recursos totales por más de 350 millones de pesos, dirigidos a pequeños y medianos productores de las comunas de Tierra Amarilla, Copiapó, Alto del Carmen, Vallenar, Freirina y Huasco.

De este monto, 120 millones corresponden al Servicio Agrícola y Ganadero, SAG, apoyando a 28 usuarios, mejorando las condiciones de cerca de 450 hectáreas. Esta es una cifra histórica para la institución, la que se ha incrementado en un promedio cercano al 40% desde el año pasado.

En tanto el Instituto de Desarrollo Agropecuario este año aporta con más de 238 millones de pesos, beneficiando a 196 agricultores, interviniendo más de 236 hectáreas.

La experiencia de usuarios del SAG

El agricultor Víctor Silva, del sector Nantoco, se dedica a la producción de uva pisquera y en pequeña medida a la exportación de uva de mesa, siendo socio de Cooperativa Capel. Sus prácticas beneficiadas fueron la aplicación de guano de cabra y compost, un aspecto fundamental mejorar el suelo. "En las quebradas sobre todo nos permite tener el suelo con un poco más de humedad (…) Todos los años participamos como sociedad familiar", señaló Silva y agregó que su actividad le ha permitido sacar adelante a su familia.

A Rodrigo Moreno, olivicultor de la zona de San Pedro y Margarita, el apoyo del concurso le permitió aplicar guano de cabra a la tierra y pasar el arado cincel. Señaló que este abono "le hace muy bien a los suelos porque allá los suelos tienen muy poca materia orgánica, al aplicarlo el árbol responde muy bien porque se nutre, se pone verdecito, el brote es mucho más grande y hay mejor producción". Su rubro es la aceituna de mesa y el aceite, productos que comercializa mayormente en el mercado de la zona central.

En tanto, Mei Maggi, directora regional (s) del SAG, expresó que "el certamen está abierto a los productores, pudiéndose postular con el apoyo de un operador acreditado ante el SAG, quien junto al productor determina técnicamente las necesidades de los suelos a mejorar, contribuyendo a la sustentabilidad de un recurso finito en su fertilidad".


La experiencia de usuarios del Instituto de Desarrollo Agropecuario

Eduardo Pérez, usuario de Indap, cuenta su experiencia y asegura que "yo postulo todos los años, porque sino no puedo sembrar. Gracias a este programa aplicó materia orgánica (guano de cabra) y le tiro a la tierra", lo que ayuda a este hortalicero a mejorar la calidad y productividad de sus suelos.

Por su parte, Guillermo Daviú, agricultor del sector de San Pedro, señaló "contar con este programa es una forma de recuperar los suelos sobre todo después del aluvión que los cubrió de un barro inerte, que no tiene vida, entonces les aplicamos guano de cabra, para poder recuperar los suelos, porque hace que la tierra no se compacte tanto ya que el guano la hace más dinámica".

Por su parte, Bernardo Rojas, director regional (s) de Indap destacó la importancia del programa de recuperación de la capacidad productiva de los suelos indicando que "el suelo es un sustrato vivo que mantiene microflora y microfauna y es muy importante estar preservando la estructura y los nutrientes que el suelo posee. Hacemos un llamado por ello a que se sigan sumando nuevos operadores SIRSD que formulan planes de manejo para que la agricultura familiar siga siendo un pilar fundamental en el desarrollo rural en la Región de Atacama".

120 millones de pesos ha entregado el Gobierno a 28 pequeños agricultores para mejorar su campos que en total abarcan aproximadamente 450 hectáreas.

238 millones de pesos ha entregado el Indap este año y beneficiando a 196 agricultores, interviniendo más de 236 hectáreas.


Fuente: Diario Atacama. 09 de diciembre de 2018, pág 2


10 de Diciembre de 2018